Comunicación inclusiva: motivos para integrarla en tu estrategia de relaciones públicas

27 Jun 2023

Tras mis más de doce años de experiencia en el mundo de la comunicación y las relaciones públicas, y habiendo cumplido recientemente 10 años trabajando en LF Channel, agencia de relaciones públicas comprometida firmemente con la inclusión, quiero hablar sobre la importancia de la comunicación inclusiva y cómo podemos integrarla en las estrategias de las organizaciones.

Sabemos que la forma en que nos comunicamos puede tener un impacto significativo en cómo nos percibimos y cómo nos relacionamos. Evitar el uso del masculino genérico al referirnos a un grupo de personas puede cambiar el mundo, los marcos mentales en los que nos movemos y las relaciones de poder establecidas. Os pongo un ejemplo: en lugar de decir «los jueces» o «los alumnos», podemos usar términos más inclusivos, como «la judicatura» o «el alumnado». De esta manera, no excluimos a ninguna persona y reconocemos la diversidad en esos grupos. Esto tiene consecuencias en las personas que lo leen o escuchan, y especialmente en las niñas y las jóvenes que se sienten representadas en el discurso e imaginan a sus referentes.

 

Lenguaje inclusivo: qué es y cómo utilizarlo

Empecemos por el principio, ¿qué es exactamente el lenguaje inclusivo? Bueno, se trata de utilizar palabras y expresiones que no discriminen ni excluyan a ninguna persona o colectivo. Es una forma de comunicarnos que reconoce la diversidad y promueve la igualdad. Y lo mejor de todo es que no es nada complicado implementarlo en nuestro día a día.

Una de las formas más comunes de lenguaje inclusivo es el uso de género neutro. En lugar de utilizar términos que se refieren exclusivamente a hombres o mujeres, podemos utilizar palabras y expresiones que engloben a ambos sexos. Por ejemplo, en lugar de decir «chicos» o «chicas», podemos optar por decir «personas» o «gente», y también podemos hacer pequeños ajustes en nuestras frases para evitar estereotipos o lenguaje excluyente.

 

Otro punto importante: por qué debo preocuparme de usar lenguaje inclusivo

Utilizar un lenguaje inclusivo en nuestra comunicación empresarial no solo es una cuestión de justicia y respeto hacia todas las personas, sino que también conlleva beneficios empresariales significativos. En primer lugar, el lenguaje inclusivo nos permite ampliar nuestro alcance y conectar con una audiencia más diversa. Al utilizar un lenguaje que incluye a todas las identidades de género, orientaciones sexuales, etnias y capacidades nos aseguramos de que nuestro mensaje llegue a todas las personas sin excluir  a ningún grupo. Esto nos brinda la oportunidad de atraer a un público más amplio y diverso, lo que se traduce en un mayor potencial de crecimiento y éxito empresarial.

Me gusta contar el ejemplo que he aprendido junto a Irene Morán, especialista en TEA y coordinadora de venTEA, que suele compartir en su cuenta de Instagram las dificultades que puede presentar el simple hecho de ir al baño y elegir el correcto cuando los locales y bares se ponen creativos a la hora de realizar la separación por sexos. No todo el mundo tiene la capacidad, cultura o bagage para identificar que en ese lugar “un pintalabios” significa baño de mujeres y un “sombrero”, baño de hombres. Parece algo sin importancia, pero es relevante para una parte de los clientes/usuarios.

Además, el uso del lenguaje inclusivo en nuestras estrategias de comunicación fortalece la imagen de marca y la reputación de nuestra empresa. En un mundo cada vez más consciente de la importancia de la diversidad y la inclusión, las organizaciones que adoptan un enfoque inclusivo son percibidas como más progresistas, modernas y comprometidas con la igualdad. Esto no solo atrae a clientes y consumidores que valoran la diversidad, sino que también nos ayuda a atraer y retener talento diverso en nuestra empresa.

Y, muy importante, no nos quedemos solo en el género/sexo. El lenguaje inclusivo también abarca otras dimensiones, como la discapacidad, la orientación sexual y la diversidad étnica. Podemos utilizar términos inclusivos como «persona con discapacidad» en lugar de «discapacitado/a», o «pareja del mismo sexo» en lugar de «pareja homosexual». De esta manera, mostramos nuestro respeto hacia todas las personas y construimos un entorno más inclusivo.

 

Algunos trucos para usar el lenguaje inclusivo sin morir en el intento

  • Utiliza un lenguaje neutro: evita el uso exclusivo de masculinos genéricos y busca términos más inclusivos. Por ejemplo, en lugar de «los refugiados», utiliza «las personas refugiadas».
  • Personaliza tus mensajes: Dirígete a las personas de manera inclusiva, utilizando términos como «estimadas personas» o «equipo».
  • Otro recurso interesante es utilizar el relativo «quien(es)» en lugar de utilizar solo el masculino genérico. Por ejemplo, en lugar de decir «el que está interesado», podemos decir «quien esté interesado». De esta manera, nos referimos a cualquier persona.
  • Personalizar los correos o la documentación, evitando el uso exclusivo de términos masculinos. Por ejemplo, en lugar de comenzar un correo con «Estimados señores», podemos utilizar una fórmula más inclusiva como «Estimadas personas» o «Estimado equipo». Esto demuestra nuestro respeto hacia todas las personas destinatarias y evita la exclusión de género.
  • Ofrece tu altavoz para visibilizar la diversidad: Haz que todas las personas diversas sean emisoras de tus mensajes y no solo receptoras. Haz que todas las personas jueguen un papel importante en tu comunicación. También ilustra y ejemplifica desde la diversidad. Textos, fotos, videos… Recoger voces variadas y para presentar ‘role models’ diversos.
  • Evita los estereotipos: todas tenemos sesgos inconscientes, por eso debemos estar alerta para evitar caer en generalizaciones y estereotipos.

 

Juntos por una Comunicación Inclusiva

La comunicación inclusiva es un proceso continuo que requiere de nuestro compromiso y esfuerzo. Al integrarla en nuestras estrategias de relaciones públicas, no solo estaremos alcanzando a una audiencia más amplia, sino que también estaremos construyendo una sociedad más igualitaria y respetuosa.

No se trata de seguir reglas rígidas, sino de adaptar nuestra comunicación para que todas las personas se sientan valoradas y representadas. Implementar el lenguaje inclusivo requiere un esfuerzo consciente, pero los beneficios son enormes. Recuerda, la inclusión no solo es un deber moral, sino también una estrategia inteligente para alcanzar el éxito empresarial en el mundo diverso en el que vivimos.

¡Si tienes alguna pregunta o necesitas más información sobre comunicación inclusiva, no dudes en contactarnos en LF Channel! En nuestra división especializada DEI Channel, estaremos felices de ayudarte en tu viaje hacia una comunicación inclusiva y efectiva.

 

Estela Cayón
B2B and Corporate Communications Director

LF HITS

Normalmente, los primeros meses del año vienen cargados de noticias importantes que las compañías quieren comunicar. Es momento de colocarse en...

¿Hablamos?

Teléfono Barcelona

Teléfono Madrid

    He leído y acepto la política de privacidad.