Noticias

Transcreacion clave nuevo mercado
15 de diciembre de 2021, Pau Marcos

Transcreación, la clave del nuevo mercado

La transcreación es clave para entrar con tu empresa en un nuevo mercado que implica procesos previos de análisis, estudios, desarrollos y adaptaciones. Se trata de comprender el sinfín de emociones que giran en torno a la cultura en la que nos vamos a mover. Dentro de todo este proceso, la adaptación de los contenidos propios de la compañía es una de las claves que puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso. La web es la base sobre la que construir toda la imagen de la marca, ya que será el escaparate de la compañía. En ella se muestran su misión, visión y valores, además de sus productos y servicios, con sus características y precios. También hay que tener en cuenta todos los contenidos complementarios. Nos referimos a los mensajes en redes sociales, vídeos,  textos corporativos, artículos de opinión, notas de prensa o entradas en el blog.  

En un inicio, lo más habitual es aprovechar los contenidos ya creados en el país de origen para nutrir los nuevos canales internacionales. Esto hace necesaria la traducción de los contenidos y su adaptación  para que sean comprensibles, para el nuevo mercado. No obstante, si se busca una efectividad real, es necesario apostar por la transcreación. Este concepto nace de la fusión de la traducción y el marketing, y se basa en la adaptación efectiva de los mensajes comerciales, publicitarios y corporativos de las compañías a un nuevo idioma.

La transcreación o transcreation en inglés, no se limita simplemente a adaptar los mensajes para que sean comprensibles. Se busca que estos tengan un efecto real, siguiendo los principios e ideas con los que fueron realizados en origen. Se aspira a mantener la esencia del idioma original en cuanto a objetivo final, pudiendo ser este la creación de imagen de marca, la promoción de productos o servicios, el engagement de la audiencia, entre otros.  

Transcreación como lenguaje y cultura

El transcreador necesita un alto nivel de conocimiento tanto del idioma y lenguaje de origen y el de destino, además de conocimientos en marketing, ventas y comunicación. También necesitará conocer cómo es la reputación de la compañía en el país de origen y en el nuevo mercado. Tiene que saber las opiniones acerca del sector o los productos, y conocer la cultura de destino en profundidad, así como el perfil y emociones de los posibles clientes o compradores. El objetivo es conseguir que el mensaje que transmite la marca sea influyente y atractivo para la cultura de destino manteniendo la esencia original. Al fin y al cabo se trata de conseguir y asegurar ventas.  

Por eso  la transcreación, clave del nuevo mercado,  se erige pues como un pilar fundamental para el desarrollo de una estrategia de marketing efectiva. Comprender las diferencias culturales y adaptarse a ellas de forma adecuada será la clave para asegurar un impacto positivo que se traduzca en ventas y clientes nuevos.