Noticias

Lograr el equilibrio perfecto en el seguimiento a medios
3 de febrero de 2022, Redacción

¿Cómo lograr el equilibrio perfecto en el seguimiento a medios?

En este artículo te contamos cómo lograr el equilibrio perfecto en el seguimiento a medios, algo muy importante que a veces pasa desapercibido por muchas personas. Pero, ¿Qué hay detrás de este título?

Cuando hablamos de relaciones públicas nos referimos al vínculo que se genera entre medios de comunicación y empresas. El objetivo de esta especialidad es gestionar la presencia de las empresas en los medios. Por tanto, el emisor es la empresa en cuestión y el receptor es el periodista. Los profesionales de las relaciones públicas somos quienes creamos el mensaje, cuyo objetivo es generar interés en el receptor y lograr que este le dé cobertura. Para conseguir esta misión hay que cumplir con un requisito imprescindible: ofrecer al periodista información de valor. Si lo que le cuentas al medio no tiene interés o es lo mismo que le están contando el resto de empresas, el periodista no publicará ese contenido y el objetivo de las relaciones públicas no se alcanzará.

Por este motivo, a la hora de comunicar a medios, las empresas deben elegir bien qué quieren explicar y asegurarse de que la información que transmiten tiene interés. Una vez cumplida esta condición, la responsabilidad recae sobre los profesionales de las relaciones públicas que deben presentar de forma atractiva y sugerente esa información al medio.

En  LF Channel contamos con los mejores profesionales de PR que te ayudarán a crear un mensaje con valor e interés.

En qué consiste el seguimiento de medios

Los y las periodistas reciben cientos de propuestas de contenidos diariamente, motivo por el que resulta crucial llevar a cabo lo que en relaciones públicas se denomina “seguimiento de medios”. Esta tarea consiste en asegurarnos de que el contenido que le proponemos a él o la periodista le ha llegado correctamente.
¿Cómo hacemos esto? El canal inicial es el email: preparamos lo que se denomina “pitch” o texto explicativo en el que le contamos al o la periodista qué es lo que le ofrecemos y por qué debe valorar el contenido que le sugerimos. Una vez enviado este email comienza la parte más desafiante para el profesional de las relaciones públicas: conseguir la publicación. Para ello, es fundamental confirmar con el periodista que ha recibido la información que le hemos enviado y que tiene en mente el tema del que le estamos hablando.

! Contacta con los periodistas ¡

En primer lugar, el método más directo, una vez enviado el email con la propuesta, es llamar al periodista. Lo idóneo es llamar a la redacción y que nos pasen con esa persona. Sin embargo, la Covid-19 también ha cambiado las reglas del juego en este caso. Son muy pocos los periodistas que acuden presencialmente a las redacciones o, aunque acudan, son pocos los que responden al teléfono. Ya era complicado localizar a determinados periodistas antes de la crisis sanitaria, sin embargo, ahora el teletrabajo ha dificultado mucho más esta tarea. Ahora bien, la situación cambia si contamos con el teléfono personal del o la periodista. A veces la secretaría de redacción facilita este número privado, pero esto ocurre en contadas ocasiones.

Si disponemos del teléfono directo de el o la periodista, nuestra recomendación es dirigirnos primero a él o a ella por WhatsApp. Es una vía menos agresiva y genera menos molestias a los profesionales, que normalmente están ocupados con algún tema o en alguna rueda de prensa o evento que nuestra llamada puede interrumpir. Si no nos responden por WhatsApp, entonces podemos proceder a la llamada directa, pero siempre intentando pensar en el horario que le genere la menor interrupción posible: última hora de la mañana o primera de la tarde.

Si no nos pasan el teléfono desde secretaría de redacción o directamente el o la periodista no nos responde, ni tampoco contamos con su móvil particular, entonces la vía para realizar el seguimiento deberá ser de nuevo el email. Podemos enviar los denominamos correos electrónicos “reminders” en los que volvemos a exponer al periodista el argumento del que queremos hablarle de forma resumida para confirmar con él o con ella que ha recibido el email anterior y que tiene en mente el tema que le comentamos.

Nuestra sugerencia aquí es no enviar más de dos emails reminders. Si no nos ha dado respuesta lo más probable es que al periodista no le encaje el contenido que le estamos proponiendo o no tenga tiempo para abordarlo.

Las y los periodistas saben que parte de nuestro trabajo es seguirles a ellos y a ellas, motivo por el que están acostumbrados a este tipo de relación. Sin embargo, debemos ponernos también en su lugar y saber cuándo insistir y cuándo no. Como comentábamos inicialmente, lo primordial es ofrecerles contenido de calidad e interés. Insistir mucho para que simplemente publiquen una nota de prensa corporativa de nuestro cliente no es lo más recomendable si queremos conservar una relación positiva con ellos o ellas. Para lograr el equilibrio perfecto en el seguimiento a medios debemos saber balancear entre lo que quiere el cliente (la publicación) y lo que quiere el periodista (la noticia).